jueves, 29 de mayo de 2014

Promover el uso seguro, responsable y saludable de las tecnologías móviles

Las redes sociales educativas tienen un valor añadido que va más allá de las herramientas de trabajo que nos proporcionan. Las claves de este valor añadido son:

• El efecto de atracción social para los alumnos que implica un acercamiento del aprendizaje in- formal con el formal, así como el acercamiento de su vida privada a la vida docente. Potencia su entorno personal de aprendizaje PLE.
• La sencillez y fomento de la comunicación con los alumnos, esta comunicación se ve incrementada todavía más por la creación de grupos de trabajo.


Las actitudes sociales negativas en relación con las posibilidades pedagógicas de la tecnología móvil constituyen la barrera más inmediata para la aceptación generalizada del aprendizaje móvil. En términos generales, se suele pensar en los dispositivos móviles (y los teléfonos móviles, en particular) como medios de entretenimiento, no de educación, por lo que este tipo de tecnología a menudo se descarta en las aulas por considerar que supone una distracción o un trastorno. Históricamente, el tamaño pequeño de las pantallas y los peculiares métodos de introducir información en los dispositivos móviles se han considerado también desventajas para su empleo en la enseñanza. Aunque estas opiniones están cambiando, debido en gran parte a los impresionantes avances tecnológicos y a la aparición de tabletas con pantallas de mayor tamaño, los encargados de formular políticas también pueden tomar medidas para educar a la población sobre las ventajas del aprendizaje móvil.






Como cualquier otra TIC, la tecnología móvil puede utilizarse para acceder a material inadecuado. Si caen en manos equivocadas, los dispositivos móviles pueden propiciar también comportamientos no deseables -como el acoso, el envío de mensajes violentos o de contenido sexual explícito y la interacción con personas peligrosas- que pueden agravar las desigualdades de género o de otro tipo. Sin embargo, como las escuelas no suelen prestar atención a las tecnologías móviles o las suelen prohibir, los educadores no han tenido la oportunidad de enseñar a los alumnos a utilizarlas de manera responsable. Las escuelas son un lugar idóneo para ofrecer asesoramiento acerca de los usos adecuados o productivos de los dispositivos móviles y, en muchos casos, es poco probable que los alumnos reciban ese asesoramiento en otro lugar. Los datos examinados por la UNESCO indican de forma abrumadora que la prohibición de las tecnologías móviles en los sistemas formales de enseñanza no impide que los jóvenes las utilicen. En lugar de prohibirlos, las escuelas deberían aumentar la sensibilización de los alumnos para que utilicen los dispositivos móviles en condiciones de seguridad y eviten los peligros inherentes al acceso libre a la comunicación y la información, en particular un uso abusivo y la adicción a Internet.

Por último, existe una cierta preocupación acerca de los posibles riesgos para la salud relacionados con el uso de tecnologías móviles, como el forzar la vista al trabajar en pantallas pequeñas y la exposición a radiaciones electromagnéticas. Si bien la mayoría de las investigaciones realizadas ha llegado a la conclusión de que las tecnologías móviles son seguras, deberían investigarse activamente los presuntos riesgos para la salud, especialmente los derivados de su utilización a largo plazo (OMS, 2011).




Proponemos una serie de herramientas que serán de utilidad para aquellos docentes que quieran potenciar el uso de dispositivos móviles en sus aulas, tanto para dinamizar sus clases, realizar actividades de aprendizaje, organizar horarios y recursos o, incluso, apoyar las sesiones de estudio de sus alumnos.




Decálogo para un uso seguro y responsable del móvil

- Utilizar el móvil sólo en aquellas actividades propuestas por el profesor.
- Contrata lo que te interese y puedas asumir económicamente
- Usa el móvil para comunicarte y no para aislarte
- Responsabilidad con la divulgación de tus datos y los de amigos y familiares
- No pierdas de vista el móvil, puede ser usado incorrectamente por otra persona o robado
- Evita el envío de fotos personales o ajenas sin autorización, especialmente las que puedan ser motivo de sexting
- La divulgación de datos o imágenes de menores de edad puede ser delito
- Cuidado con hacer algunas actividades mientras usas el móvil, puedes tener o provocar accidentes
- Respeta las prohibiciones de uso del móvil
- Comprueba la factura revisando los cargos y reclama si hay servicios facturados y no realizados
- Recicla adecuadamente el aparato: hay ONG que lo aprovechan para fines sociales y empresas al efecto


Como conclusión  "usar de forma responsable el teléfono móvil"


El uso responsable del móvil y de las redes sociales, a estudio en el Aula de Consumo del mes de febrero 2014


No hay comentarios:

Publicar un comentario